Home » Gastronomía » Recetas del mundo » Recetas de México » Receta de pan de muerto

Receta de pan de muerto

receta pan de muerto

Después de los tacos, una de las recetas más famosas si de México se trata es el pan de muerto, ya que encierra dentro de sí un significado profundo para el pueblo mexicano.

El pan de muerto es un pan dulce que suele ser comido el día de los muertos, pero que tiene preparaciones distintas dependiendo del lugar de México donde se haga. Por ejemplo, en el centro de México suele ser espolvoreado con azúcar, pero en Michoacán es más oscuro en color, más brillante y tiene forma redonda con dedicatoria a algún difunto.

Incluso, pueden contener esencia de flor de azahar y ajonjolí, o ser de vainilla, naranja o chocolate.

Ingredientes del pan de muerto

(Rinde para 2 panes grandes)

  • 550gr de harina panadera o de fuerza
  • 200 gr de azúcar
  • 100 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de agua de azahar o si prefieres de esencia de vainilla
  • 25gr de levadura
  • 2 huevos
  • 190 ml de leche entera
  • Ralladura de naranja
  • 1 cucharadita de sal

Cómo hacer pan de muerto paso a paso

Para comenzar, es primordial que preparemos la esponja o prefermento que nos servirá para que el pan duplique su tamaño. En un tazón, vamos a mezclar 50ml de leche tibia junto con la levadura y con ayuda de un tenedor, disolvemos la levadura en la leche mientras agregamos 2 cucharadas de harina y dos de azúcar. Cuando tengamos los ingredientes de la esponja mezclados los dejaremos reposar a temperatura ambiente durante mínimo 30 minutos.
Ahora, en una mesa o superficie de cocina, colocaremos la harina y abriremos un hueco en el medio de ella, para crear una especie de volcán, donde colocaremos los huevos para comenzar a integrarlos con la harina, y cuando se hayan integrado por completo, agregaremos la margarina, para integrarla de igual manera.
Posterior a esto añadiremos el agua de azahar, la sal, la ralladura de naranja y el resto del azúcar, para después seguir integrando y amasando, hasta obtener una masa compacta e integrada.
Cuando la masa esté integrada, iremos añadiendo la leche poco a poco mientras amasamos, para que vaya siendo absorbida por la masa que tenemos. Te advertimos que la masa es un poco pegajosa, pero eso se debe a la cantidad de azúcar integrada, así que ten paciencia y continúa amasando.
Al conseguir que la masa se compacte, puedes añadir la esponja del fermento y deberás continuar amasando. Si se pone de nuevo pegajosa, es totalmente normal, por lo que, si deseas remover los restos de masa de tus manos, puedes hacerlo colocándote harina en tus palmas mientras las frotas entre sí en distintas direcciones.
Cuando tengamos la masa ya integrada y compacta de nuevo, la colocaremos en un tazón previamente aceitado y la taparemos con un paño o film transparente para que la masa pueda fermentar por 1 hora y media aproximadamente.
En el momento en el que la masa haya doblado su tamaño, la sacaremos y la colocaremos en una superficie enharinada, para poder formar los panes de muerto. Esta cantidad de masa te servirá para hacer varios panes pequeños o si lo prefieres dos panes grandes.
El siguiente paso será decorar los panes, así que reservaremos 200 gr de masa para la decoración y el resto lo dividimos en bolas de pan, pero si decides hacer pequeños, deberás reservar 60gr para las decoraciones.
En una bandeja previamente engrasada, colocaremos cada uno de los panes, guardando distancia entre cada uno y mientras tanto, vamos preparando dos tiras de masa para formar los huesos que decorarán el pan.
Precalentaremos el horno a 180° y meteremos los panes por 20 minutos aproximadamente. Cuando los panes estén listos, los sacaremos del horno para pintarlos con mantequilla derretida y de inmediato les espolvorearemos azúcar por encima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *