Home » Blog » Curiosidades » Arte del Mundo » Significado de El grito de Edvard Munch

Significado de El grito de Edvard Munch

El Grito de Edvard Munch es una colección que contiene 4 cuadros diferentes: uno de los cuadros fue a una colección privada y los otros tres se encuentran en diferentes galerías y museos. Las técnicas utilizadas para pintar este cuadro fueron: temple, pastel sobre cartón y óleo. Además de esto es importante mencionar que forma parte del estilo expresionista y que es uno de los cuadros más importantes de Munch y del estilo (incluso su importancia se compara con la Gioconda de Leonardo Da Vinci).

¿Qué significa el cuadro El grito de Edvard Munch?

Lo primero que podemos ver cuando miramos el Grito es a una persona con un gesto de angustia muy fuerte y que rápidamente nos hace sentirnos conectados con la pintura. También podemos ver que las formas están realmente retorcidas y que los colores del cuadro parecen no tener mucho sentido, todo esto busca aumentar un poco la ansiedad de la imagen principal y de lo que se busca hacer sentir a quienes ven el cuadro: la desesperación o la angustia que siente el personaje que grita en la pintura.
¿A ti te parece que el personaje de la pintura está gritando o escucha un grito muy fuerte? Este es uno de los grandes debates que ha generado esta pintura a lo largo de los años. Para los expertos en pintura y en las obras de Munch el personaje escucha un grito y por eso siente esa fuerte angustia. El cuadro puede significar muchas cosas e incluso reconocer lo angustiado que podía sentirse el hombre moderno con las transiciones a las que tuvo que enfrentarse por los avances de la tecnología, por sentirse solo en el mundo y por muchas otras cosas más.

¿Cuándo pintó Edvard Munch El Grito?

El cuadro original “El Grito” fue terminado por Edvard en el año 1893. Después, por la importancia que tomaría el mismo pintaría varios cuadros más (específicamente 3 versiones más).

¿Dónde está expuesto el cuadro de El Grito?

La pintura original (la más famosa versión) se encuentra en la Galería Nacional de Noruega, ubicada específicamente en la ciudad Oslo. Por otro lado, podremos encontrar dos versiones más del cuadro en el Museo Munch (que también se encuentra en la ciudad de Oslo en Noruega). Finalmente, la cuarta obra fue subastada a un inversor privado por más de 100 millones de dólares en el año 2012.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *