Home » Gastronomía » Recetas del mundo » Recetas de España » Receta de Princesitas o Pastelitos de Yema

Receta de Princesitas o Pastelitos de Yema

¿Te gustaría aprender a preparar la deliciosa receta de Princesitas o pastelitos de yema? En este artículo te diremos exactamente cuales son los ingredientes que necesitarás para la elaboración de este dulce típico de Gijón e incluso te explicaremos paso a paso y detalladamente como hacer las deliciosas princesitas. Si quieres más información sigue leyendo este post.

Ingredientes de las princesitas

Los ingredientes necesarios para hacer 30 princesitas son los siguientes:

Para la masa del mazapán:

  • 250 gramos de azúcar glasé.
  • 1 huevo.
  • 250 gramos de almendra molida.

Para el relleno:

  • 1 cajita de yemas.

Para la cobertura:

  • 1 chorro de limón.
  • 1 huevo.
  • 3 cucharaditas de agua.
  • ½ vaso de azúcar glasé.

Una vez tengas todos los ingredientes preparados ya estaremos listos para elaborar las princesitas, en el siguiente apartado diremos como hacerlas paso a paso.

Cómo hacer princesitas

Aquí te enseñaremos cómo hacer princesitas, presta mucha atención, te diremos paso a paso como elaborar este dulce típico de Asturias:

  1. Lo primero que tendrás que hacer es la masa de mazapán, para ello tendrás que mezclar la almendra, el azúcar y el huevo batido, amásalo bien y déjalo reposar durante 1 hora aproximadamente. Una vez que lo tengas empieza a hacer bolas pequeñas las cuales luego tendrás que aplastar.
  2. En cada círculo coloca una capa fina de yema y ciérrala.
  3. Una vez que las tengas rellenas ponlas en la bandeja del horno y barnízalas con yema de huevo, para después barnizarlas con la glasa que prepararás con medio vaso de azúcar glasé, el chorro de limón y 3 cucharaditas pequeñas de agua. Después bate la mezcla hasta conseguir una crema y ponla encima de las princesitas.
  4. Hornea las princesitas durante unos 3 minutos a 250 grados.
  5. En cuanto notes que están cogiendo color retíralas y déjalas enfriar para luego poder sacarlas del molde que has utilizado. ¡Y listas para comer!

Este es un dulce que siempre suele gustar tanto a los más pequeños de la casa como a los más mayores, y podrás hacerlo para después de una comida en familia o con amigos o bien para meriendas en tu casa acompañándolas de un buen café o vaso de leche. ¡Una vez que las hayan probado van a querer que sigas haciéndolas! Conviértete en todo un repostero o repostera elaborando estos dulces típicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *