Home » Blog » Rutas en moto » Ruta en moto a Portimao – Cabo de San Vicente

Ruta en moto a Portimao – Cabo de San Vicente

Ruta en moto a Portimao - Cabo de San Vicente

Datos principales de la Ruta en moto a Portimao – Cabo de San Vicente

  • Distancia: 1200 kilómetros.
  • Dificultad: Alta
  • Punto de salida: Ciudad Real
  • Enlace de la Ruta: https://goo.gl/maps/74e5Czr3S6UJoRT58
  • Pueblos del recorrido: Ciudad Real, Corral de calatrava, Cabezarados, Abenjoar, Saceruela, Almaden, Santa Eufemia, Alcaracejos, Villanueva del Duque, Peñarroya-Pueblonuevo, Llerena, Monesterio, Santa Olaya, Minas de Río Tinto, Valverde del Camino, San Juan del Puerto, Portimao, Cabo de San Vicente.

Itinerario de la ruta en moto a Portimao – Cabo de San Vicente

En nuestra ruta en moto a Portimao – Cabo de San Vicente saldremos desde Ciudad Real. Comenzamos por la N-420 y nos dirigimos hacia Corral de Calatrava, para continuar hasta Saceruela por la CM-4110 y desde allí coger dirección hasta Almadén por la CM-415.

Desde allí nos dirigimos por la N-502 en dirección a Santa Eufemia y Alcaracejos, donde giramos para dirigirnos por la A-422 hacia Villanueva del Duque. A continuación seguimos en dirección a Peñarroya-Pueblonuevo por la A-430 para llegar a Llerena, un bonito pueblo extremeño por la N432, y ya nos dirigimos al pueblo de los jamones como yo lo llamo, Monesterio por la EX-103.

Primera parada en la Ruta en moto a Portimao – Cabo de San Vicente

Por la N-630 nos dirigimos a Santa Olalla de la Cala y de allí nos dirigimos por la A-461 a Minas de Río Tinto, una zona espectacular donde las haya y una carretera de curvas que son la delicia del Motero, pero no sin antes parar a comer en Campofrio, un pequeño pueblo de la sierra, donde te sentirás como en casa. Y como no, el pueblo de los Botos camperos, Valverde del Camino por la N-435.

ruta en moto a portimao

Y a San Juan del Puerto (Huelva) y en dirección a Gibraleon, hasta el Puente internacional del Guadiana, frontera con Portugal por la N-431 (que aún no sé si seguirá en obras el puente, porque parece que van a ser eternas).

Cruce de frontera en nuestra Ruta en moto a Portimao

Pues en el punto fronterizo metemos la tarjeta para los famosos peajes portugueses, y por la A-22 hasta Portimao. Aquí sí que preferimos coger estos 100 km de autopista, porque las carreteras nacionales portuguesas son un poco liosas. Un consejo es que paséis la tarjeta en el control fronterizo, porque si te pillan sin hacerlo la multa es importante, también puedes comprar las tarjetas en estancos y tiendas o en centros comerciales.

¿Dónde alojarse en una ruta en moto a Portimao?

Una vez en Portimao aquí es donde nos vamos a hospedar, pero tenemos parada obligatoria, la visita al Cabo de San Vicente, también llamado el fin del mundo, donde os aconsejo que vayáis a la hora de la puesta de sol. Os encontraréis más coches y gente que en una feria, pero esa puesta de sol no la olvidarás jamás, así como sus acantilados. También tienes las famosas tiendas de recuerdos y, claro, como no te vas a llevar un imán para el frigorífico jeje. No es lo mismo contarlo que vivirlo y más viajando en Moto que te puedes meter hasta la cocina. Toda aquella zona es una maravilla, también os encontrareis con mucho hippie y son famosas autocaravanas VW que son una pasada.

¿Dónde cenar en la Ruta en moto a Portimao?

Ya de noche volvemos a Portimao, a degustar una estupenda cena típica portuguesa, qué decir de los platos portugueses, inmejorables. Y de la compañía Motera más aún. Pues nos acostamos pronto porque al día siguiente nos toca ir al SBK, que es a lo que hemos ido, esas carreras que tanto nos gustan, SuperBikes. Casi que ya nos gustan más que el MotoGP, por la libertad que hay, sin tantas restricciones, entras a todos sitios por cualquier parte del circuito y Boxes, el Circuito Internacional del Algarve, que decir una auténtica Maravilla, aún le falta algún retoque, pero la pista es impresionante.

playa de portimao

Y después de los entrenamientos a la Playa, y que playas espectaculares, no es para contarlo, con sus cuevas y túneles que pasas de una cala a la otra, que pasada, única pega que le puedo poner son las escaleras que hay que bajar y subir para llegar a la arena, para personas con movilidad reducida son un verdadero inconveniente.

¿Dónde comer en la Ruta en moto a Portimao?

Pues llega la hora de comer y vamos a un restaurante típico dentro del mismo Portimao, que está justo debajo de un gran puente, no recuerdo su nombre, en la carretera que va a la playa. Os encontraréis grandes problemas para aparcar, si vais en coche, pero con las motos ningún problema, las aceras son buenas aliadas para dejarlas, menos mal que hay sitios que aun no se meten con ello. (Y como se come Dios mío). Anécdota, el único fallo es que no conocían el Bacalao Dourado, de ninguna manera se lo pudimos hacer ver jejeje, al final nos trajeron un Dorada y una tajada de Bacalao, INCREIBLE PERO CIERTO.

¿Dónde desayunar en la Ruta en moto a Portimao?

Pues el domingo tenemos el plato fuerte de las carreras. Madrugamos y para el circuito de nuevo, salimos todo satisfechos y de nuevo a la playa. No puedo dejar de nombrar las Boliñas portuguesas, un dulce de crema ó nata que venden por la playa y que no te puedes resistir a ellas.

ruta en moto al cabo de san vicente

Allí en Portimao estaremos hasta el lunes por la mañana, que nos vendremos de vuelta, igual que la ida haciendo ruta. Como podéis ver en los mapas, hay carreteras que van más directas, pero nos gusta ir haciendo ruta y viendo parajes que pocas veces pasarás por ellos si no los planificas con antelación.

circuito internacional del algarve

Paramos a comer en un restaurante de Monesterio, que está justo en la misma carretera, tiene unas escaleras pequeñas y una buena terraza en el exterior, comimos dentro del local, nos atendieron de maravilla y comimos muy requetebién. Lo indico por eso, las tres BBB.

Vuelta a casa desde Portimao

También nos pilló una pequeña tormenta llegando Almadén, pero no llegó a mayores, solo nos refrescó un poquito, porque hacia bastante calor. Hemos pasado un fin de semana largo maravilloso de viernes a lunes, para volver a repetir… Y cómo no, al año siguiente, volvimos a repetir. Y lo hubiéremos hecho también en el 2020, pero nos lo impidió el Covid, por lo que volveremos en el futuro… así lo esperamos tod@s.

Una vez ya en Ciudad Real, como no, nuestra parada obligada por la tarde noche y nuestra pequeña tertulia acompañada de una cerveza bien fría. Cansados pero encantados, nos echamos unas risas y para casa.

Nos venos en la próxima ruta. ¿TE LA VAS A PERDER?

Vssss 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *