Home » Blog » Rutas en moto » Ruta en moto por Guadalupe – Templo de los mármoles

Ruta en moto por Guadalupe – Templo de los mármoles

Ruta en moto por Guadalupe - Templo de los mármoles

Datos principales de la ruta por Guadalupe – Templo de los mármoles

Kilómetros

Esta ruta por Guadalupe tiene entre 480 y 550 kilómetros.

Dificultad

La dificultad es alta.

Punto de salida

El punto de salida será Ciudad Real.

Pueblos o ciudades del recorrido

Piedrabuena, Arroba de los Montes, Navalpino, Horcajo de los Montes, Anchuras, Sevilleja  de la Jara, Gargantilla, Apeadero Campillejo de S.J. Campillo de la Jara, Puerto de San  Vicente, Alía, Guadalupe, Navalvillar de Ibor, Castañar de Ibor, Bohonal de Ibor,  Castilblanco, Herrera del Duque, Fuenlabrada de los Montes, La puebla de Don Rodrigo,  Luciana, Alcolea de Calatrava, Valverde, Ciudad Real… Aquí tenéis el enlace de Google Maps a la ruta.

Itinerario de la Ruta en moto por Guadalupe y el Templo de los mármoles

El itinerario es muy sinuoso y yo diría que es apta para moteros con algo de experiencia, por el tipo de carreteras que nos vamos a encontrar. Comenzamos nuestra ruta como suele ser habitual desde el Quijote Arena de Ciudad  Real. Nos dirigimos hacia la localidad de Piedrabuena, un bonito pueblo manchego, típico y bien conocido por sus chuletones y churrascos, que tan bien los preparan en sus restaurantes, pero aún no es hora de comer.

Continuamos por la carretera de la Tabla de la Yedra, un bonito paraje de baños, donde  mucha gente va a pasar el día de campo. Seguimos hacia Arroba de los Montes, de ahí hasta Horcajo de los Montes, a esta  carretera la solemos llamar Laguna Seca, como el circuito de motoGP, por sus curvas, paellas y hasta un sacacorchos que tiene, es una carretera muy rápida, hay que tener mucho cuidado con los animales de caza, que suelen cruzarse y darnos un buen susto o provocar un accidente.

Pues bien, ya salimos de Horcajo, podemos hacer una parada para tomar un café y una tostada, y nos dirigimos a la localidad de Anchuras, un pequeño pueblo casi perdido en medio de la nada. Hace ya  bastante tiempo, el Ministerio de Defensa quiso montar un polígono de tiro para las prácticas desde los aviones. Toda la comarca se movilizó para que no lo hicieran, hubieran arruinado una verdadera  joya de la naturaleza, yo aconsejo al que no conozca esa zona, que la visite. Está llena de  animales de caza y una flora maravillosa, llena de alcornoques.

Un poco más adelante nos encontraremos un auténtico mar de Jara, que en época de floración es un espectáculo (en primavera). Si habéis leído bien, Jara, porque nos vamos adentrar en la zona del mismo nombre, ya nos situamos en Sevilleja de la Jara. Lo bordeamos y nos dirigimos en dirección a Gargantilla de Jara, donde a la salida del pueblo tomaremos una salida que pone pista rural, asfaltada un solo carril, sin arcén, una vía verde o senderista más o menos. A mitad de camino nos vamos a encontrar el Apeadero de Campillejo de Sevilleja de la Jara.

Seguimos esta pista hasta Campillejo de la Jara y de ahí al cruce de la carretera que nos llevará al Puerto de San Vicente, cruzamos este pueblo y nos vemos sumidos en una altura que nos parece increíble haberla subido, comenzamos el descenso hacia Alía, pero no antes sin pararnos hacer unas fotos en el Mirador del estrecho De la Peña Amarilla, con unas vistas increíbles, donde podrás divisar el vuelo de los buitres y demás aves, si le das la espalda al mirador encontrarás una vía verde por la parte alta, por donde circulan los senderistas.

Llegamos  al pueblo de Alía, no sin antes haber cruzado una bella carretera de auténtica  montaña. Tenemos dos opciones para llegar a Guadalupe, como os suelo decir una carretera con curvas u otra con más curvas, que es la que va en dirección de la Calera, ojo con esta carretera, es muy peligrosa porque no está bien peraltada, está la dejamos para otra ocasión. Y nos iremos lo más recto, por así decirlo. En esta zona estamos justo en el  borde de la Siberia Extremeña. 

Subimos un poco y bajamos ya en dirección Guadalupe, en la rotonda que nos vamos a encontrar volveremos a subir, otra vez tenemos dos opciones, la de la izquierda nos lleva por una bonita carretera donde vamos a pasar por debajo de un bonito acueducto  y llegaremos a un mirador donde se ve el pueblo de Guadalupe en la altura, con su  basílica y su parador al frente. Al entrar al pueblo a la izquierda hay varios aparcamientos y debajo del parador más, en  este caso para motos y algún coche, porque en la plaza está prohibido aparcar.

Imagen a efectos ilustrativos*

Como nuestra ruta nos lleva al Templo de los Mármoles, volveremos a comer a  Guadalupe, así que luego volvemos. Salimos del pueblo con dirección a los Ibores, a unos 3/4 km nos encontramos el cruce a  la izquierda que sube al alto de las Villuercas o Mirador Apalachense, está situado en una  antigua base militar, llamada Centro Táctico 2, aquí sí que vais a tener unas vistas como  no habíais imaginado jamás por esta zona.

De la carretera mejor no hablar, una verdadera maravilla, eso sí, ojo con los ciclistas, que abundan en esta subida. Ya visitada y con el peso de unas cuántas fotos, bajamos y nos dirigimos a Navalvillar de Ibor, pasaremos por otros dos pueblos de la comarca de los  Ibores, Castañar de Ibor y Bohonal de Ibor. La carretera está de fábula y los paisajes más  aún.

Ya llegamos a nuestro objetivo de la ruta de hoy, El Templo de los Mármoles y el  embalse de Valdecañas, una auténtica pasada. Según comenta la gente del lugar, estas ruinas estaban sumergidas en las aguas del pantano y fueron rescatadas y montadas de nuevo en este lugar maravilloso con las  vistas del embalse. 

Imagen a efectos ilustrativos*

Volvemos de regreso a Guadalupe, para comer en su bonita plaza rodeada de soportales  y enfrente de la Iglesia.

Dentro de lo bien que se come en estos sitios, hay uno que casi siempre lo visitamos y comemos algo muy típico del lugar, una buena tapa de morcilla de la tierra, y una buena cerveza. Seguro que no te arrepentirás.

Si te das una vuelta por las calles de alrededor de la Iglesia, encontrarás tiendas y lugares muy bonitos, por ejemplo un Belén que está montado todo el año y choca verlo en otra época que no es Navidad. Si te da tiempo visita el Parador y su pequeño Jardín Botánico. 

Después de comer si vas en verano tienes la opción de comer en la piscina y al agua. Si se va haciendo tarde según la época del año, nos preparamos para la vuelta a casa.

Volvemos a tener dos opciones de regreso, una hacia Alía que fué por donde vinimos y la  otra es por la central nuclear de Valdecaballeros, siempre en dirección a Castilblanco. Al final como se nos ha hecho un poco tarde y vamos un poco pasados de kilómetros, nos volvemos por La Siberia Extremeña, una carretera de toboganes como dirían en el argot  

ciclista, es el sitio en el que más calor hace del mundo en las horas puntas del día. 

Llegamos a Castilblanco, un pueblo muy bonito, pero no se pasa por él, hay que subir a visitarlo expresamente, ya bajamos hacia los puentes sobre el río Guadiana, que proviene de Embalse de Cíjara y volverá a hacerse pantano en el grandísimo embalse de Orellana. 

Llegamos a Herrera del Duque, en este pueblo cuando hacemos la ruta en sentido  contrario, solemos parar a tomar el café por la mañana y una tostada de cachuela, un tipo de paté muy de la tierra. 

El siguiente pueblo es Fuenlabrada de los Montes, el pueblo de la miel, casi todo el  pueblo se dedica a la apicultura, hay muchas fábricas y casas donde la elaboran  artesanalmente, os puedo asegurar que hay una miel estupenda. 

Continuamos de regreso a casa, en el cruce tomaremos dirección Ciudad Real,el  próximo pueblo a cruzar será La Puebla de Don Rodrigo. 

Estamos sumidos en la N-430, una carretera donde un día de diario puedes encontrar  100 camiones, un Domingo ya es más tranquila. Se la denomina la carretera de la  muerte, por tantos accidentes como tiene y tantas muertes, de hecho hay un programa de Cuarto Milenio rodado allí. 

Ya llegamos a Luciana, otro pueblo típico por sus baños en el río y la pesca, además  puedes ver la junta de los dos ríos allí mismo, el Guadiana y El Bullaque. 

Seguimos por una carretera de curvas muy bonitas, y a unos kilómetros nos  encontraremos la Fuente del Berro, tiene un agua fina y fría donde puedes hacer una parada. 

Pues ya llegamos al pueblo donde tomamos la dirección de ida, Piedrabuena (buena  vuelta hemos dado). Solo nos queda de paso Alcolea de Calatrava y Valverde y ya estamos en Ciudad Real, como siempre nuestra cerveza y nuestra pequeña tertulia. 

NOS VEMOS EN LA PRÓXIMA RUTA, Vsssssss 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *